Desnudo como oficinista bielorruso



Los discursos de los gobernantes padecen de un exceso de metáfora. Muchas veces un presidente suele hacer invitaciones tan brumosas como "arremangarse y poner manos a la obra" o "empujar todos para el mismo lado", sin dar mayores precisiones. Esta semana el presidente de Bielorrusia, Akyaksandr Lukashenko, urgió a los bielorrusos: "la vida es algo simple: sólo hay que desnudarse y trabajar". Los bielorrusos, confundiendo la metáfora con la cosa, aprovecharon el verano y se fueron a trabajar desnudos.

La invitación presidencial fue hecha durante una exposición de tecnología. La consecuencia de este chiste fue una Web repleta de fotos de trabajadores bielorrusos sonrientes  sin ropa, una suerte de Playboy de burócratas y oficinistas cubiertos con nada más que un bibliorato o un monitor de computadora y obreros vestidos con una herramienta.

Ojalá que este verano y desde el poder se nos incite a hablarnos sin tapujos o a decirnos la verdad desnuda, para salir a malinterpretar el pedido.


La Nación, domingo 3 de julio de 2016.-

Comentarios