Los premios Ig Nobel 2016.-


Hablamos de esto todos los años: una semana antes de los resultados de los premios Nobel, la comunidad científica da su premio a las investigaciones más disparatadas y más graciosas. La ciencia necesita partir de estas cosas para llegar a resuñtados ultiles; es posible que alguno de los los premios Ig Nobel de este año contenga la semilla de algún invento que salva a la humanidad. Estos son los premiados.

PREMIO DE REPRODUCCIÓN [Egipto]: Ahmed Shafik recibe a título póstumo el premio por estudiar los efectos del poliéster en el rendimiento sexual, tanto de ratas como de humanos. Realizó estudios con 75 ratas, a las que dividió en cinco grupos, uno de control y otros de prueba. Vistió a estas últimas con pantaloncitos hechos un 100% de poliéster, 50/50% poliéster/algodón, 100% algodón y 100% lana. Estudió su comportamiento sexual antes, tras 6 y 12 meses de vestir la prenda, y tras 6 meses de eliminarla.

PREMIO DE ECONOMÍA: [Nueva Zelanda y Reino Unido]: Mark Avis, Sarah Forbes y Shelagh Ferguson por estudiar cómo se percibe la personalidad de piedras desde la perspectiva de la mercadotecnia. Los humanos tendemos a personalizar las cosas, incluso asociamos a la imagen de marca de una empresa propiedades como honestidad, sofisticación, competitividad o masculinidad.

PREMIO DE FÍSICA [Hungría, España, Suecia y Suiza]: Gábor Horváth, Miklós Blahó, György Kriska, Ramón Hegedüs, Balázs Gerics, Róbert Farkas, Susanne Åkesson, Péter Malik y Hansruedi Wildermuth reciben el galardón por descubrir por qué los caballos de pelaje blanco son menos atacados por los tábanos y por qué las libélulas se sienten atraídas por las lápidas negras.

PREMIO DE QUÍMICA [Alemania]: Lo ha recibido una empresa, Volkswagen, por sus malas prácticas. En concreto, resolver el problema de las excesivas emisiones de gases contaminantes en sus automóviles diseñando un sistema que detecta cuándo son analizadas sus emisiones y toma las medidas oportunas para reducirlas en dichas circunstancias.

PREMIO DE MEDICINA [Alemania]: Christoph Helmchen, Carina Palzer, Thomas Münte, Silke Anders y Andreas Sprenger han descubierto un método para aliviarte el picor en un brazo si no te lo puedes rascar: ponerte delante de un espejo y rascarte el otro brazo.

PREMIO DE LA PAZ [Canadá y EE.UU.]: Gordon Pennycook, James Allan Cheyne, Nathaniel Barr, Derek Koehler y Jonathan Fugelsang por su estudio desde el escepticismo de la recepción y la detección de la “basura pseudoprofunda” (pseudo-profound bullshit). Los autores se refieren a las afirmaciones en apariencia impresionantes, que ciertos gurús presentan como verdaderas y relevantes, pero que en realidad están vacías de todo contenido. Frases como “el todo acalla los fenómenos infinitos” (“wholeness quiets infinite phenomena”), “el significado oculto transforma la belleza abstracta hasta cotas sin precedentes” (“hidden meaning transforms unparalleled abstract beauty”), o la frase de Deepak Chopra “la atención y la intención son los mecanismos de la manifestación” (“attention and intention are the mechanics of manifestation”).

PREMIO DE BIOLOGÍA [Reino Unido]: otorgado a partes iguales a Charles Foster, por convivir en la naturaleza salvaje con diferentes animales (tejones, nutrias, zorros, ciervos y pájaros), y a Thomas Thwaites, por fabricar unas prótesis que extienden sus extremidades y le permiten moverse como una cabra, con objeto de convivir con ellas. Ambos galardonados han escrito sendos libros: Thomas Thwaites, “GoatMan: How I Took a Holiday from Being Human,” Princeton Architectural Press (2016), y Charles Foster, “Being a Beast,” Profile Books (2016).
Premio de Literatura [Suecia]: otorgado a Fredrik Sjöberg por su trilogía autobiográfica sobre el placer de coleccionar moscas que están muertas y moscas que aún no están muertas. El primer volumen es Fredrik Sjöberg, “The Fly Trap,” Pantheon Books (2015), estando la trilogía completa publicada en sueco con el título “En Flugsamlares Vag” (“La vida del coleccionista de moscas”).

PREMIO DE PERCEPCIÓN [Japón]: Atsuki Higashiyama y Kohei Adachi por investigar cómo cambia nuestra visión del mundo cuando miramos entre nuestras piernas. Agachados, al mirar desde por debajo de nuestra entrepierna, cambia la percepción de la distancia y el tamaño de los objetos. Para descubrirlo estudiaron a 90 sujetos que tuvieron que mirar de esta guisa a objetos de entre 32 y 163 centímetros de altura colocados a una distancia entre 2,5 y 45 metros; los resultados muestran que esta posición incómoda afecta mucho a nuestra percepción.

Mariano Nicolás Donadío


Viernes 7 de octubre de 2016 - año 15 - número 724 - día de la media sin su compañera

lo insoportable
la cana cada vez más empoderada. Los que piden cada vez más policía.

actividades de la fundación solargento
megusteo de artista. Exposición en gigantografía de posteos de Facebook

mira vos, che
Macri y Vidal cantando la canción de Pokemon

Nadie se acuerda de los olvidados
Hoy: Cristina Murta




Comentarios

made atom dijo…
excelente como siempre solargento.

ojo con la policía y con la paranoia de "la gente".