Una luz de esperanza en la senda del payaso


Ya hemos hablado alguna vez de la decadencia del payaso en Occidente. Dato puro y duro: la Asociación Mundial de Payasos sufre un descenso en el número de miembros; de de 3.500 a 2.500 en 10 años. Pero hay una luz al final del túnel payasesco: en Oriente crece la demanda de payasos.

En Hong Kong se abrió una escuela y en la India se considera una ocupación deseable. Martin "Flubber" D'Souza, de Mumbai, dice los jóvenes indios quieren convertirse en payasos porque "la juventud de hoy está buscando una forma alternativa de educación y empleo y están aburridos con los trabajos convencionales y ser payaso se ha vuelto respetable".

Ken Ken, un payaso de Hong Kong gana 71.000 dólares al año, suma que contrasta fuertemente con los 14.000 que ganan sus pares norteamericanos. ¿Por qué pasa esto? La investigación –publicada por la BBC- no aporta muchas causas. Solo habla de oferta y demanda: allí hay muy pocos, aquí tenemos demasiados. Agregamos dos hipótesis: en Occidente pasamos el día ahogados en ironía. Y cada cual es su propio payaso.

La Nación, domingo 8 de enero de 2016.-


Comentarios