El siniestro juego de la Ballena Azul


Del supuesto juego de la Ballena Azul, mitad es lo que se desconoce y mitad lo que se ignora. “Ballena Azul” sería un desafío para adolescentes que consiste en 50 pruebas para superar, una por día: autolesiones (cortes en brazos y piernas, pinchazos…), privación de sueño y visión de películas de terror y correrías por azoteas o vías de tren. La prueba 50 consistiría en “saltar de un edificio alto, tomar su propia vida”.

Pero no hay datos reales. La morbosidad de esta historia contrasta con la ausencia de denuncias de muertes y suicidios. Aunque el impacto en las redes es enorme: es difícil resistirse a la tentación de difundir una historia como esta. Hoy se teme que la multiplicación mediática provoque la aparición de algunos casos por curiosidad o sencilla imitación.

En las películas de terror modernas no se ahorra en sangre de adolescentes. Ellas, como este juego, son expresiones de algo que sí está a la vista: la animosidad de nuestra sociedad contra la figura del adolescente, ese suicidado de nuestro tiempo.

La Nación. Domingo 23 de abril de 2017.- 

Comentarios