Luis Barragán, el hombre que fue un diamante


El arquitecto mexicano Luis Barragán murió en 1988 a los 86 años. Su legado: una cantidad de edificios geométricos y coloridos, que le valieron Premio Pritzker –algo así como el Nobel de los arquitectos- y un diamante hecho con 525 gramos de sus cenizas.
La del diamante fue una idea de la artista estadounidense Jill Magid, con la complicidad de los herederos del arquitecto. Esta movida es parte de una campaña para conseguir que los archivos del Barragán –en manos de Rolf Fehlbaum, el jefe de la empresa suiza de muebles de diseño Vitra- vuelvan a México. En una escena digna de un thriller, Jill se encontró con la esposa de Fehlbaum, le mostró el diamante y le dijo: "Si lo aceptas, tendrás que devolver el archivo a México", le dijo. La respuesta fue “no”.
Hoy el diamante se exhibe en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo de México con el nombre de The Proposal (La propuesta). Si no pueden recordarnos por nuestras obras, ojalá que nos recuerden por alguna excentricidad; la memoria es breve y la eternidad es demasiado larga.

Mariano Nicolás Donadío

Viernes 19 de mayo de 2017 - año 16 - número 746 - día de la bilirrubina

lo insoportable
el HotSale y todo lo que tenga que ver con eso

actividades de la fundación solargento
“escritores fantasma y cómo invocarlos” panel paranormal.

mira vos, che
los cuadros de Edward Hopper, en movimiento

quién se acuerda de los olvidados
hoy: Ubaldo Martínez




Comentarios