De cómo Yoko Ono también imaginaba


Un par de notas de piano que juegan serenamente entre sí y la voz de Lennon proponiendo “Imagine there’s not heaven”; escuchamos tantas veces la canción “Imagine”, que sería justo ponerlo en nuestro CV. En estos días, este rezo laico de la revolución hippie es noticia porque (cuarenta y seis años después de su grabación) la Asociación Nacional de Editores de Música de Estados Unidos decidió incluir a Yoko Ono en los créditos de esta canción.
"Mucho de esta -la letra y el concepto- vinieron de Yoko", reconoció Lennon en una entrevista. "En esos días yo era un poco más egoísta, un poco más machista y omití mencionar su contribución", confiesa. "Pero estaba en Pomelo (el libro de Yoko Ono). Hay un montón de partes que dicen 'imagina esto', 'imagina aquello'”.
“Imagine” ahora es de John y Yoko. Por una cuestión de derechos, seguirá siendo propiedad de ella durante muchos años. Pero cuando una canción es verdaderamente exitosa, pertenece a todos. Y cuando se convierte en un himno ya no es nuestra canción, porque nosotros somos de ella.

La Nación, domingo 18 de junio de 2017.-

Comentarios