Hacia un planeta sin sueño


El calentamiento global y el cambio climático nos están quitando el sueño. Esta es la conclusión de una investigación publicada en el último número de la revista norteamericana Science Advances.
El investigador Nick Obradovich puso atención en la relación entre las temperaturas inusualmente cálidas y el sueño insuficiente. La ola de calor que azotó a San Diego (California) en 2015 fue el disparador. "Lo que nuestro estudio demuestra” aclara “no es sólo que la temperatura ambiente puede desempeñar un papel en la interrupción del sueño, sino también que el cambio climático podría empeorar la situación aumentando las tasas de pérdida del sueño.”

En un mundo más caliente, las personas dormirán menos. Los más afectados: los pobres que no cuentan con aire acondicionado y los ancianos que no pueden regular la temperatura de su cuerpo. El planeta Tierra y el mundo del sueño están relacionados. Si perdemos uno, estamos perdiendo al otro. 

La Nación, domingo 11 de junio de 2017

Comentarios